«La comida es una necesidad básica, y dar de comer es una forma de dar dignidad»

Ines es parte del primer grupo de voluntarios de Zaporeak que han llegado a Lesbos tras el encierro del COVID-19. Tras hacer otra cuarentena en la isla, se nos unió a la cocina hace ya dos semanas, y desde entonces ha estado trabajando con nosotros preparando comida para las personas refugiadas.